lunes, 28 de octubre de 2013

Iluminando un cuarto (I)

¿Y esta entrada qué tiene que ver con las impresoras 3D?
Pues básicamente nada, que ya os tengo bien apalizados siempre con lo mismo.
Este fin de semana decidí variar y me puse con un proyecto muy chulo para el cuarto de mi hijo, ponerle iluminación LED.

¿Pero no basta con comprar una bombilla LED y ya está?


Pues no, que son bastante caras y malas. Y además hay que darle a esto un poco de glamour, por favor   :D :D :D
Vamos a utilizar tira decorativa:


BLANCO CÁLIDO:
MULTICOLOR:

Yo cogería un rollo de ambas, y hacemos un doble sistema de iluminación.

¿Pero si es tira decorativa, cómo va a iluminar?


Aunque un inventor no está a favor de la fuerza bruta, hay veces que es útil: una cerilla ilumina poco... hasta que encendemos a la vez un millón de ellas  :D
Arriba veis una foto de mi ex-coche, con 180 LEDs en la parrilla gracias a las tiras decorativas, y podéis apreciar cómo lucen más que las cortas o las antiniebla. Del consumo tampoco hay que preocuparse demasiado, que no vamos a llegar ni a 50W.

Resuelta la pregunta, lo que vamos a necesitar es un poco de maña con el soldador:


Esa cosa naranja es un soldador.
El que no sepa lo que es, esta es una oportunidad maravillosa para aprender a soldar, aunque os quemaréis los dedos. Nada grave.
Los que como yo llevan más de cuarto de siglo soldando, será coser y cantar. Aunque os quemaréis los dedos. Como siempre.

[OFFTOPIC]
Perdonad la anécdota, pero los profanos que imaginen agarrar un cable rebelde que hay que soldar, y el puñetero no se queda en su sitio si no lo agarramos. Le aplicamos calor... y se calienta, qué curioso!
Pero por suerte lo tenemos en su sitio... quema, quema, quema!!!! Y no lo voy a soltar a estas alturas, para volver a empezar... snif.
En resumen, todo buen electrónico se quema los dedos estoicamente para que su invento funcione. Así es la vida.

¿Qué hago con el rollo que me ha llegado?


Primero probarlo, por si viene roto. Y por el gustazo  :D

Luego pensar dónde lo vas a poner (ese es el espíritu, ya tienes el rollo y ni pensaste el lugar donde ponerlo; lo importante es que lo vas a poner!)
Para evitar divorcios, os recomiendo que sea estético y bonito (comprad guia tapa-cables!!!).
Por ejemplo, detrás de la cortina, en la parte de arriba del cajón de la persiana:


Conseguiréis un bonito efecto con luz indirecta, iluminando intensamente el techo por encima de la cortina, y gracias al bandó no se verán los LEDs directamente (recuerda que sólo a ti te emociona verlos)

Otro sitio muy interesante es al fondo de una balda alta, buscando conseguir el mismo efecto: iluminación intensa del techo para conseguir una iluminación difusa de ambiente muy agradable. El color blanco cálido es vuestro amigo, huid del blanco normal (que en realidad es blanco nuclear)


Como veréis, yo he dispuesto dos líneas: una de blanco cálido, para conseguir una iluminación agradable, y otra RGB que permite emitir una buena gama de colores, para darle un toque personalizado cuando me apetezca.
Tarde o temprano le daré el mando a distancia de los colores a mi hijo para que pueda jugar.
Pero primero juego yo, jejeje  :D

Vale, ya está... ¿cómo lo conecto?



Bueno, pues en primer lugar nos hacemos con unos conectores macho y hembra pequeñitos, con una separación de 2,54mm entre los pines.
Tranquilos, ese número tan raro es precisamente un estándar, jejeje.

Ahora debemos coger el rollo de LEDs que nos han enviado y le cortamos el protector blanco que separa la tira en sí de los cables del conector.


El conector lo guardamos, que seguro que para otro invento vale, jejeje


Cuando retiramos la cubierta blanca, encontramos los cuatro puntos de soldadura, que son el negativo para los tres colores (R, G y B) junto con el positivo marcado como 12V.


Desoldamos los cuatro cables y soldamos un macho con un poco de habilidad para dejarlo vertical



De esta forma, podemos dejar este lado pegado a la pared cuando cortemos y peguemos nuestra cinta de LEDs en la parte superior del cajón.
Repetimos otra vez, de manera que tanto la blanca como la de colores queden igual


Como veis, a veces es necesario usar medidas drásticas: la tira de la izquierda (blanca) no se pegaba ni a tiros así que le soltamos una cantidad generosa de pegamento termofusible y listo.
Todo bien tapado por las cortinas, que no se nos vean las vergüenzas conexiones.

Para la balda, soldaremos el conector en plano, de manera que no se vea




Y el más difícil todavía: como queremos sacar una derivación por la mitad, debemos pelar la silicona protectora justo entre las cuatro zonas de conexionado (el punto por el que podemos cortar la tira)



Llegados a este punto, nos puede entrar el ansia de ponernos a soldar, pero NOOOO
Cuando el cobre tiene ese color es que no está preparado, debemos primero calentar cada uno de los puntos y echarle algo de estaño.
A este proceso le llamamos "estañado"





Ese color plateadito es nuestro amigo, y el que nos dirá que nuestras conexiones están estañadas y listas para recibir la pieza a soldar.

Evidentemente, los puntos de conexión de la otra pieza también deberán estar estañados.
En ese momento, lo que parece una virguería se vuelve fácil y sacamos una línea de conexión vertical en medio de nuestra tira mediante un conector macho, sin necesidad de cortes, empalmes ni cochinadas similares


Este conector nos permitirá sacar ramales más adelante. 
Eso sí, no olvidéis nunca la guia tapa-cables



Como veis, aplicamos el mismo procedimiento tanto a la tira blanca como a la multicolor




Y aplicamos lo mismo a la esquina de la pared por la que bajan los cables que vienen del cajón de la persiana


De esta manera estamos listos para llevar energía al color que más nos interese y tener el cuarto a nuestro gusto!


En la próxima entrada, el sistema de energía y selección de colores!