jueves, 24 de abril de 2014

Iluminando un cuarto - ALTERNATIVA

Buenas!

¿Acaso no teníamos ya una sección de "Iluminando un cuarto"?
Pues sí, pero hoy vamos a hacer una alternativa más tradicional, utilizando una bombilla normal y corriente


Por supuesto, el asunto no puede quedar simplemente aquí...
¡Seguid leyendo!

Teñir la bombilla

Efectivamente, de eso se trata esta breve entrada.
Las bombillas de incandescencia antiguas tenían un tono anaranjado debido a una menor temperatura en el filamento para alargarles la vida. 

La tecnología permitió alcanzar mayores temperaturas, pero se perdió ese tono "cálido" tan especial de los primeros sistemas de iluminación. Ahora incluso la tecnología halógena ha conseguido aumentar su eficiencia mediante el aumento de la temperatura del filamento... pero a costa una vez más de ese tono tan cálido original.

Pues os propongo agregarle de forma muy sencilla un "filtro" a la bombilla para recuperar su calidez original tiñendo con Yodo el cristal de la bombilla.

¿Con Yodo? ¿Por qué? ¿De dónde lo saco?

En primer lugar, escogemos el Yodo porque filtra los componentes azules y violetas del espectro de la bombilla, resaltando los naranjas y devolviéndonos ese sabor cálido.

Como vamos a teñir, aseguraos de poner un papel absorbente o algo similar para evitar liarla.


¿De dónde saco el Yodo?
Pues lo que nuestros abuelos conocían como "Tintura de Yodo" ahora lo llamamos nosotros Betadine :D :D :D
Eso sí, como es una tintura está muy disuelto y tarda en evaporarse, así que paciencia y buenos pulmones para soplar.


Utilizaremos un trapo, o simplemente otro trozo de papel secante para dar una primera capa de yodo por toda la superficie de cristal de la bombilla. Sujetamos la bombilla del casquillo y soplamos, resistiendo arduamente la tentación de ponerle el dedo porque tarda más de un minuto en secarse... y eso si sólo hemos aplicado una capa muy fina.

Tras la primera capa, la segunda y la tercera (esperando a que seque) para conseguir un mínimo de tinción


Dadle tantas capas como os apetezca, para conseguir el tono que os resulte más agradable. 

Una vez seca, la probamos en cualquier lámpara.
Sí, aunque esté seca queda pringosa, esto no es pintura. 
Sujetadla con cuidado y enroscadla sin apretar


Y tarán!!!!!

Ya tenemos una bombilla lista para dar un ambiente cálido y retro a la vez. Procurad que vaya escondida dentro de la lámpara porque como veis de mi experimento no queda nada bien a la vista.

Disfrutadla y pasad un buen rato de manualidades!